Consultoria-gestion-personas-modalidad-laboral

La incertidumbre de la modalidad laboral futura

Compartir

La pandemia ha puesto a prueba todos los ensayos y pilotos aislados que hasta ahora se habían hecho en teletrabajo, y puso de manifiesto estudios y artículos al respecto. Hoy incluso se habla de una nueva Revolución Industrial

Pero ¿hasta dónde va a continuar esta nueva revolución?

Existen estudios y analistas que intentan proyectar la nueva realidad. Lo concreto es que actualmente hay hechos que aún no tienen una única explicación. Un ejemplo de ellos es la movilidad laboral en EEUU. Otro es la existencia de encuestas que indican que el 40% de los trabajadores a nivel global, estiman que dejarán a su actual empleador al finalizar el 2021. Eso sí que es revolucionario.

La única certeza que tenemos, al menos, respecto del ámbito laboral es que hay 3 posibilidades; trabajo remoto, presencial o híbrido.

¿Cuál es la modalidad que más se adapta a mi organización?

Esa invitación, sin posibilidad de declinar, por parte de la pandemia nos demostró que el trabajo remoto era factible, que mantuvo o mejoró niveles de productividad y echó abajo varios mitos.

Para muchas empresas revolucionó la forma en que estaban haciendo las cosas hasta ese momento. Incluso hay sectores industriales enteros con obligación de reinventarse para sobrevivir. Es un deber hoy revisar la estrategia.

Pero este descubrimiento no ha sido sólo para las organizaciones y sus industrias.

Para las personas ha sido una montaña rusa de emociones y cambios, que los ha obligado a ser flexibles en todos sus entornos y en la forma en que habían organizado su vida.

Y a pesar de lo duro que fue, lo lograron. En la actualidad, muchos se han adaptado a tal punto que les complace el vértigo de lo incierto, si esto implica desafíos y mayor bienestar.

Cambió la escala de prioridades, cambió lo urgente y lo importante.

El desafío actual de los líderes no solo está en la revisión estratégica, sino que también está en la apertura y en la lectura correcta de sus trabajadores para dar respuestas a estos cambios que se han visto a nivel individual, pero que nos han impactado a todos como sociedad.

Lo cierto es que, aunque lo intentes, no vas a dar con todas las respuestas, y es importante que todo tu equipo así lo comprenda. Esto es para todos nuevo, incluso para ti.

Es ingenuo pensar que la pandemia y sus efectos fue sólo un paréntesis en nuestras vidas. La verdad es que fue mas bien, un punto de inflexión que está provocando cambios sociales, y probablemente una nueva etapa en la historia de la humanidad.

Excusarse en la incertidumbre para seguir haciendo lo mismo es negar una realidad que seguramente ya lo están palpando en la alta rotación laboral y en la dificultad para completar las vacantes disponibles.

Aunque los ajustes que se hagan hoy sean sólo transitorios, son necesarios. Necesarios porque si alguna certeza se tiene es que ya no volveremos a ser lo que antes éramos, ni hacer lo que antes hacíamos. La transformación digital explica en forma importante este cambio sin vuelta atrás.

Es cierto que es incierto, pero también que es muy necesario.

Otra clave para considerar es el estilo de liderazgo para generar los ajustes críticos. Un estilo vertical te deja parapetado, paralizado en una soledad con todos los desafíos de este cambio por delante.

En cambio, un estilo de liderazgo horizontal te permite compartir los desafíos y lograr que las soluciones sean co-creadas, se evalúen e implementen con rapidez, pues hay una apropiación de las propuestas que van más allá de tu propio convencimiento y convicción, sino que también son compartidas por tu equipo.

Lo cierto es que no estás solo. Que los ajustes, aunque transitorios, son necesarios. Y que tu estilo de liderazgo y tu mirada estratégica son claves para llevarlo a cabo en forma sustentable.


Compartir

Leave a Comment

Your email address will not be published.

Shopping Cart